lunes, 10 de diciembre de 2012



Cómo una rosa, que acabará marchitando.
Una rosa que hay que coger con cuidado, porque puede lastimar.
Una rosa sin color, desgastada por el viento....
pero tocada por el sol.
Una rosa a la cual nadie nunca supo observar y comprender...
Una rosa cualquiera, pero distinta.
Hay quien sólo veía que, al intentar cogerla, dañaba....
y tras ello, la tiraban al suelo, maldiciendo su existencia.
Me paré a pensar... que un pinchazo no equivale tal caída que sufría la rosa.
y me pregunté quién de verdad, en aquel intento, perdía más.
Las manos buscaban otras rosas,
rosas con menos espinas, rosas con más color,
 más bonitas y menos hirientes.
Pero la rosa siempre volvía al mismo suelo....
Un suelo frío, incómodo y duro.
Un suelo que amó hasta que el último pétalo sucumbió.


4 comentarios:

Little D. dijo...

Que oleada de sentimientos, sigue escribiendo así :)

Nolyy'' dijo...

Hermoso!

Nolyy'' dijo...

simplemente hermoso!

Nolyy'' dijo...

Hermoso!

Seguidores